El Cuidado del Pene no Circuncidado

PEDSURG

El Cuidado del Pene no Circuncidado

El pene, la parte exterior del órgano reproductor masculino, consta de dos partes, el tallo o cuerpo y el glande. El glande es la punta del pene, mientras que el tallo o cuerpo, es la parte principal del pene. Todos los varones nacen con prepucio o cubierta sobre la punta del pene.
La decisión de circuncidar al recién nacido puede depender de muchos factores, incluyendo la preferencia de los padres, la religión y el lugar de nacimiento del niño. En un niño no circuncidado, el prepucio comenzará a separarse del glande o punta del pene. Esto sucede de manera natural en los primeros 2 años de vida, puede evidenciarse la presencia del esmecma durante este proceso, que libera las adherencias llamadas balano prepuciales (entre el glande y el prepucio). Esto se conoce como retracción del prepucio.
La mayoría de los prepucios deben estar completamente retraídos al alcanzar los 3 años de edad. No debe forzarse la retracción del prepucio, o jalar el prepucio de la punta del pene. Si se fuerza la retracción del prepucio y la piel no tiene elasticidad, lo que va a suceder es que la piel se agrieta, sangra y al cicatrizar va a estenosar mas el prepucio que posteriormente es imposible retraerlo y exponer el glande. Por tanto los “ejercicios” del prepucio no siempre van a dar beneficio al niño pueden ocasionar al contrario una fimosis cicatricial.

¿Cómo cuidar del pene no circuncidado?
El niño varón no circuncidado debe retraer o jalar el prepucio y limpiarlo diariamente. Debe formar parte de su higiene diaria. La Academia Americana de Pediatría establece que el prepucio debe limpiarse siguiendo las pasos siguientes:  Suavemente y sin fuerza, jale el prepucio de la punta del pene.  Lave la punta del pene y la parte interior del prepucio con agua y jabón.  Vuelva a colocar el prepucio sobre la punta del pene.

¿Que ocurre si no se asea diariamente el pene no circuncidado?
Los niños deben acostumbrarse a realizarse su aseo durante el baño diario de preferencia antes de los cinco años. Para esto la persona encargada del baño debe enseñarle de manera natural mientras el niño permita que lo bañen.

Usualmente el varón es consciente de sus genitales alrededor de los 5 o 6 años de edad, cuando esto ocurre ya empieza a tener pudor y no permite que lo bañen ni que le vean sus genitales.
En este punto, si no ha aprendido a asearse el pene, nunca lo va hacer porque la sensibilidad que tiene el glande al contacto siempre causa un fastidio en el niño y por si solo nunca se va hacer higiene.
Por otro lado, sino se hace higiene esta predispuesto ha desarrollar inflamaciones y esto depende de varios factores, entre ellos la predisposición a formar esmecma, que inclusive puede formar unos “seudoquistes blancos” por acumulacion del mismo en muchos niños.
Cuando se produce esta inflamación o “balanopostitis” se puede manifestar de diferentes formas desde un simple prurito o fastidio de la zona hasta un enrojecimiento e hinchazon del prepucio. Generalmente esta situación es indicación médica de la necesidad de la cirugia en el pene

Consulte siempre al médico de su hijo para obtener más información.

  • Lunes04:00 p.m. - 07:00 p.m.
  • Jueves09:00 a.m. - 01:00 p.m.