La Preparación de los Hermanos para la Cirugía


La Preparación de los Hermanos para la
Cirugía

La preparación de los hermanos cuando uno de
sus hijos se somete a la
cirugía:

Cuando su hijo vaya a la
Clínica, los hermanos pueden preocuparse,
tener miedo o sentirse confundidos. Con
frecuencia, sienten miedo simplemente porque
no saben qué esperar y, por lo tanto, imaginan
lo peor. También deberán afrontar el hecho de
estar separados de los padres, extrañar a su
hermano o hermana o permanecer con otros
familiares o amigos. A continuación se
describen algunos de los sentimientos más
comunes que los hermanos pueden experimentar
en este momento:


  • sentirse
    solos

Extrañan la compañía de su
hermano o hermana para jugar y el cuidado y
consuelo de los padres.

 

  • quedarse
    solos

     

Si no se les dice qué está sucediendo, los
hermanos pueden sentir que no son importantes.
Es posible que les preocupe el hecho de no
saber quién los cuidará y crean que sus
necesidades no serán satisfechas. ¿Quién los
alimentará? ¿Quién se encargará de llevarlos y
traerlos de la escuela?

¿Quién se encargará de cuidarlos en
casa?

  • celos

    Con frecuencia, los hermanos desean ser
    los únicos a quienes se dirija la atención
    y los obsequios de la familia y los
    amigos, y, por lo tanto, pueden sentir
    rencor o celos hacia el hermano
    enfermo.

  • culpa

    Los hermanos pueden sentirse culpables por
    abrigar malos pensamientos acerca de su
    hermano, o incluso pueden llegar a pensar
    que éste o ésta se encuentra en el
    hospital por culpa de ellos. Pueden
    sentirse culpables por estar saludables
    cuando su hermano está
    enfermo.

  • miedo

    Pueden llegar a creer que el hermano o la
    hermana enfermo les “contagiará” algo. Es
    posible que tengan miedo de que el niño
    enfermo no se reponga o incluso de que no
    vuelva a casa.

¿Cómo preparo a mis otros hijos para la
cirugía de su hermano/a?
 

  • Haga que
    sus otros hijos participen en
    las conversaciones sobre la
    operación de su hermano/a y
    utilice un vocabulario que
    ellos puedan
    entender.

  • Asegúrese
    de que conozcan el motivo por
    el que su hermano irá a la
    Clínica.

  • Hágales
    saber que un adulto
    responsable los cuidará
    durante el tiempo en que usted
    permanecerá en el hospital y
    que regresará a casa tan
    pronto como le sea
    posible. 

  • Intente
    dedicar a sus hijos parte de
    su tiempo para que pueda
    brindarles una atención
    especial en el
    hogar. 

  • Lea junto a su familia
    libros que traten el tema de la
    internación en un hospital o
    Clínica.

  • Elogie y abrace mucho a
    sus hijos. Hágase de tiempo extra para
    reconocer las actividades o tareas que sus
    hijos hayan realizado adecuadamente en
    casa o en la escuela.

  • Permita que los
    hermanos visiten al niño enfermo. Si ellos
    desean hacerlo, bríndeles contención
    psicológica para que sepan qué esperar (en
    otras palabras, qué verán, oirán o
    sentirán). Siempre consulte con el
    especialista en niños.

¿Cómo me daré cuenta de
que mis hijos están
estresados?

A continuación, se enumeran los signos más
comunes de estrés en el niño. Sin embargo,
éstos pueden presentarse de distinta manera en
cada caso. Los signos

pueden incluir:
 

Fotografía de una familia al aire libre y sonriendo
  • cambios en
    la alimentación (comer menos o
    más de lo usual o ser
    quisquilloso con respecto a lo
    que comerá).

  • negarse a
    hablar o a estar con miembros
    de la familia.

  • comportamiento
    “excesivamente
    bueno”. 

  • necesidad de recibir
    muchos abrazos y una gran
    atención.

  • involucrarse en
    problemas y llamar la
    atención.

  • decir que también ellos
    se sienten mal.

¿Cómo puedo ayudar a los
hermanos en
casa?

  • Hágale saber a su hijo
    que es lógico sentir miedo y
    llorar.

  • Dígale la verdad cuando
    su hijo le haga preguntas, pero recuerde
    que las explicaciones deben ser simples
    para que él pueda
    entenderlas.

  • En la medida de lo
    posible, cuídelo como suele hacerlo
    normalmente.

  • Haga que sus hijos
    realicen dibujos o tarjetas para mandar al
    hospital.

  • Establezca rutinas para
    que sus hijos hablen por teléfono con el
    niño hospitalizado o lo
    visiten.

  • No tenga miedo de pedir ayuda a familiares
    y amigos. Intente simplificar al máximo su
    vida. Mantener una actitud positiva y
    tranquila ayudará a toda la
    familia.