Tubos de Drenaje Torácico

PEDSURG

Tubos de Drenaje Torácico

Los tubos de drenaje torácico se usan en los niños por un número de razones diferentes. Un tubo de drenaje torácico, es un tubo que se pone a través de la piel en la cavidad del tórax y sirve para extraer aire, sangre, o fluidos fuera del tórax, para que su niño pueda respirar mejor. Su niño puede necesitar un tubo de drenaje torácico por las siguientes condiciones:

  1. Por una lesión en el tórax
  2. Por una cirugía al corazón o a los pulmones
  3. Por una infección en el tórax
  4. Por problemas pulmonares al nacimiento

Colocación

Si su niño tiene una cirugía, probablemente el tubo le será colocado en la sala de operaciones mientras duerme. Sin embargo, los tubos de drenaje torácicos también pueden colocarse en la Sala de Emergencia, en la cama de su niño.
A su niño se le dará medicación para el dolor antes de insertar el tubo. El doctor necesitará hacerle un corte pequeño en la piel para insertar el tubo, y una vez que esté en su lugar, él o ella le dará una puntada pequeña para evitar que el tubo sea jalado accidentalmente. Habrá una gasa puesta encima del sitio de la inserción para mantenerlo limpio. Su niño necesitará una radiografía de tórax después de que se le haya colocado el tubo, para asegurarse de que esté en la posición correcta.

Después del Procedimiento

Después de que el tubo es colocado, éste se conectará a un recipiente de drenaje que se pondrá en el suelo. Este puede someterse a una succión continua que hará sonidos burbujeantes en el agua del recipiente. Después de que se haya extraído todo el aire, sangre o fluido del tórax de su niño y su médico crea que es seguro, se removerá el tubo. A su niño se le dará alguna medicación para el dolor antes de extraer el tubo. Generalmente se remueve el tubo en la cama del niño. La mayoría de niños tendrán una radiografía de control después de extraer el tubo, para asegurarse que sus pulmones estén funcionando bien.
Después de que el tubo es extraído, se coloca una gasa en el lugar, para impedir que entre aire al tórax. La gasa debe permanecer en el lugar durante 48 horas. Después de 2 días aproximadamente se puede quitar la gasa y colocar una Banda adhesiva (Steri-Strip). Una vez que se ha formado una costra, se debe dejar el área abierta al aire para ayudar a acelerar la curación. Es ahora cuando su niño puede ducharse, pero no debe tomar un baño de tina hasta que el sitio esté completamente curado.

Dieta y Actividad

Su niño o niña podrá comer normalmente, a no ser que tenga cualquier otra lesión o alguna razón para no hacerlo. A la mayoría de niños se les recomienda levantarse y caminar para ayudar a sus pulmones a recuperarse más rápidamente. El médico o la enfermera le harán saber qué tipo de actividad debe hacer su niño.

Cuándo Llamar al Médico

Su niño permanecerá en el hospital hasta que sea seguro quitarle el tubo del tórax.
Sin embargo usted debe estar vigilante de los signos que indiquen que su niño está teniendo dificultades para respirar. Llame a su pediatra en los siguientes casos:

  1. Si su niño gruñe cada vez que respira
  2. Si la piel del niño se hunde entre las costillas y en el cuello con cada respiración
  3. Si los orificios nasales de su niño se abren más de lo normal para obtener más aire
  4. Si su niño se queja de dolor al pecho
  5. Si su niño está respirando rápido
  6. Si su niño está muy inquieto, llorón o irritable

ADVERTENCIA
El cuidado pediátrico está constantemente mejorando. Las nuevas ideas, prácticas e investigaciones, provocan continuos cambios en las recomendaciones. Estos textos representan nuestro mejor esfuerzo pero de ninguna manera sustituyen el diálogo crítico y las recomendaciones de su pediatra. La información proporcionada, es considerada confiable y generalmente aceptada de acuerdo con los estándares al momento de la publicación. Sin embargo, la posibilidad de un error humano y los cambios en las ciencias médicas, nos hacen advertir que las decisiones que usted tome deben ser consultadas con su pediatra u otro profesional de la salud y solo considere esta información como un punto de partida o referencial.
Si cree que su niño, o alguien que usted conoce, sufre de las condiciones descritas aquí, por favor visite a su proveedor de servicios de la salud. No intente ofrecer tratamiento usted mismo a su niño o alguien más, sin la supervisión médica adecuada.

  • Lunes04:00 p.m. - 07:00 p.m.
  • Jueves09:00 a.m. - 01:00 p.m.