Preparación del niño en edad escolar para la cirugía

PEDSURG

La preparación del niño en edad escolar para la cirugía

¿Qué aspecto de la cirugía resulta más estresante para un niño en edad escolar?
La planificación, la educación y las explicaciones preoperatorias pueden resultar muy útiles para los niños en edad escolar. Esta preparación debe llevarse a cabo una o dos semanas antes de la cirugía, ya que si se realiza con demasiada anticipación puede producir mayor ansiedad. La identificación de los factores que resultan estresantes para su hijo en edad escolar mientras éste se encuentra en la Clínica puede guiarlo en su preparación para la cirugía. Entre los factores estresantes y los temores más comunes en la Clínica se incluyen:

  • Alejarse de la escuela y los amigos.
  • Creer que se encuentra en la Clínica por ser malo/a o porque está sufriendo un castigo.
  • Sufrir lesiones o la destrucción de alguna parte del cuerpo.
  • Perder el control.
  • Sentir dolor (o la posibilidad de sentir dolor).
  • Temor a las agujas y las inyecciones.
  • Morir durante la cirugía.

¿Cómo preparo a mi hijo/a en edad escolar para la cirugía?

  • Recorra las instalaciones de la Clínica antes de la cirugía. Al recorrer la Clínica, su hijo/a puede conocer los lugares, los sonidos y las situaciones que experimentará el día de la cirugía. Esta visita puede ayudarlo a informarse sobre la Clínica y le permitirá hablar de sus inquietudes y formular las preguntas necesarias antes de la operación. Solicite a un Especialista en Niños que le explique a su hijo qué sucederá y por qué, con términos que le resulten comprensibles.
  • Utilice un vocabulario que su hijo pueda entender para que conozca el motivo de la cirugía. Es posible que los niños en edad escolar no pregunten sobre algo que, en su opinión, deberían saber. Por esta razón, muchos padres creen, erróneamente, que el niño entiende lo que representa la cirugía y la hospitalización.
  • Pida a su hijo que le explique lo que va a suceder en la Clínica. A veces, los niños en edad escolar escuchan atentamente lo que se les dice, pero no lo comprenden. De esta manera, usted puede comprobar si su hijo tiene clara noción de lo que va a suceder.
  • Consiga información en Internet sobre la cirugía y léala con toda su familia.
  • Ofrezca a su hijo todas las opciones posibles para aumentar la sensación de control.
  • Ponga énfasis diciéndole que no ha hecho nada malo y que la cirugía no es un castigo.
  • Explíquele los beneficios de la cirugía con un vocabulario que él pueda entender. Por ejemplo: “Una vez que tu rodilla se cure, podrás volver a jugar al fútbol”.
  • Aliente a los amigos de su hijo a visitar la Clínica o a mantenerse en contacto con su hijo por teléfono o mediante el envío de cartas y tarjetas.
  • Busque toda la información disponible sobre la enfermedad de su hijo. Los niños perciben la preocupación de sus padres. Cuanto más informado esté, mejor preparado estará para darle a su hijo las explicaciones necesarias.
  • Un miembro de la familia debe acompañar a su hijo todo el tiempo que sea posible. Cuando deba irse, comuníqueselo siempre a su hijo, explíquele los motivos y dígale cuándo regresará. Si su hijo debe permanecer en la Clínica varios días, pídale a la familia y los amigos que llamen y visiten al niño con frecuencia.
  • Hágale saber a su hijo que es lógico sentir miedo y llorar. Anímelo a formular preguntas a los médicos y las enfermeras.
  • Cuando su hijo está estresado, es posible que vuelva a experimentar o a mostrar nuevos miedos, como el miedo a la oscuridad. Cuando esto suceda, elógielo y abrácelo mucho. Los padres siempre deben sostener la mano de su hijo (sin ejercer demasiada presión) durante las pruebas o los procedimientos.