Preparación del niño que empieza a caminar para la cirugía

PEDSURG

La Preparación del Niño que empieza a Caminar para la Cirugía

¿Qué aspecto de la cirugía resulta más estresante para el niño que empieza a caminar?
Indudablemente, para los niños que empiezan a caminar, la planificación, la educación y las explicaciones preoperatorias pueden resultar muy útiles. Esta preparación debe llevarse a cabo uno o dos días antes de la cirugía, ya que, si se realiza con demasiada anticipación, puede producir mayor ansiedad. La identificación de los factores que resultan estresantes para su hijo mientras está en la clínica, puede guiarlo en la preparación para la cirugía. Entre los factores estresantes y los miedos más comunes en la Clínica se incluyen:

  • Quedarse solo.
  • Estar obligado a permanecer en una habitación o una cama extraña.
  • No contar con las comodidades del hogar, los miembros de la familia y las pertenencias.
  • Estar en contacto con gente desconocida.
  • Someterse a procedimientos dolorosos.
  • Estar rodeado de equipos médicos que provocan miedo por su aspecto y sonido.
  • Sentirse indefenso

¿Cómo preparo a un niño que empieza a caminar para la cirugía?

Formas de prepararlo:

  • Los juegos interactivos con muñecas y animales de peluche pueden ayudar a que su hijo/a se sienta más seguro en el entorno hospitalario. PEDSURG puede guiar a los padres en la preparación de sus hijos en el hogar.
  • Dé explicaciones muy sencillas e intente utilizar el vocabulario más conveniente. Por ejemplo, diga: “El doctor te curará el brazo”. No diga: “El doctor va a hacerte un corte en el brazo”.
  • Permita que su hijo decida qué objeto desea llevar al hospital para sentirse más seguro. Incluya su libro favorito y música que lo tranquilice.
  • Permanezca con su hijo durante la hospitalización: las caricias y la voz de los padres lo tranquilizarán más que cualquier otra cosa. Informe a las enfermeras acerca de los hábitos y preferencias de su hijo.
  • Sea paciente con su hijo. Es normal que el niño que empieza a caminar llore y esté nervioso durante esta etapa estresante. Es posible que su hijo se torne muy posesivo y que no resulte fácil tranquilizarlo y consolarlo. Es inusual que se observen en el niño regresiones y reacciones violentas o rabietas. Bríndele mucho afecto y hágale saber que usted estará a su lado.
  • Tampoco debe descuidar su propio bienestar. Durante este período, intente simplificar al máximo su vida y no dude en pedir ayuda a familiares y amigos. Mantener una actitud positiva y tranquila puede ayudarlo a reducir la ansiedad de su hijo.