Quiste tirogloso

PEDSURG

El Quiste Tirogloso

¿Qué es un quiste tirogloso?
Un quiste tirogloso es una masa cervical que se desarrolla a partir de células y tejidos remanentes luego de la formación de la glándula tiroidea durante el desarrollo embrionario.

Se diagnostica más frecuentemente en niños en edad preescolar o a mediados de la adolescencia y suele aparecer luego de una infección de las vías respiratorias superiores, cuando se inflama y duele.

¿Cuáles son las causas de un quiste tirogloso?
Un quiste tirogloso es un defecto congénito (presente al nacer). Cuando la glándula tiroidea se forma durante el desarrollo embrionario, comienza en la base de la lengua y baja por el cuello a través de un conducto llamado conducto tirogloso.

Este conducto normalmente desaparece una vez que la tiroides alcanza su posición final en el cuello. Sin embargo, a veces algunas porciones del conducto permanecen y forman cavidades o sacos llamados quistes, los cuales pueden llenarse de líquido o moco e inflamarse si se infectan. Los quistes de gran tamaño pueden provocar dificultades para tragar u obstruir los conductos de aire.

¿Cuáles son los síntomas de un quiste tirogloso?
A continuación se enumeran los síntomas más comunes de un quiste tirogloso.

Los síntomas pueden incluir

1.- Masa redonda, pequeña y blanda en el centro de la parte anterior del cuello.
2.- Sensibilidad a la palpación, enrojecimiento e hinchazón de la masa, si está infectada.
3.- Abertura pequeña en la piel cerca de la masa, con supuración de moco del quiste.
4.- Dificultad para tragar o respirar.

Los síntomas de un quiste tirogloso pueden parecerse a los de otras masas cervicales o problemas médicos. Siempre consulte a su pediatra o cirujano pediaátrico de confianza para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un quiste tirogloso?
Generalmente, el diagnóstico se realiza mediante un examen físico. La masa normalmente se desplaza hacia arriba al extender la lengua y al tragar, puesto que el conducto tirogloso suele conectarse en la base de la lengua.

Es importante determinar si el quiste tirogloso contiene tejidos de la tiroides. Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar un quiste tirogloso pueden incluir los siguientes:

Análisis de sangre – (para evaluar el funcionamiento de la tiroides)

Ecografía – técnica de diagnóstico por imágenes. Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de los vasos sanguineos. Nos permite diferenciar entre tumor sólido o quístico.

Gammagrafia de tiroides – procedimiento en el que se utiliza yodo radiactivo o tecnecio (elemento metálico radiactivo) para revelar cualquier anormalidad física y funcional de la tiroides.

El Tratamiento

aEl tratamiento debe incluir antibióticos en caso de infección, y la extirpación quirúrgica total del quiste y el conducto tirogloso.
Es poco probable que un quiste tirogloso vuelva a crecer, aunque si quedan pequeñas porciones de los tejidos después de la cirugía, es posible. La infección del quiste previa a la cirugía puede dificultar su extirpación y aumentar las probabilidades de reaparición. Consulte siempre a un cirujano pediátrico para obtener más información.